Pterois

Características del Pterois

2013 – RJ de Pedro Muñoz, Ivangs Rivera-Aponte, Laura Roldán Hernández

Los peces del género Pterois son originarios del Océano Índico y el Océano Pacifico occidental. Su existencia en el hemisferio occidental es reciente, y lo clasifica como una especie invasiva en el Océano Atlántico Occidental, el mar Caribe y el Golfo de Méjico.

En su lugar de origen tiene muchos depredadores naturales que mantienen control de la población, pero en el hemisferio occidental no existen depredadores, lo cual ha permitido una explosión poblacional y una migración rápida a todas las áreas propicias para el desarrollo de estas especies.

Fue visto por primera vez en la zona de Puerto Rico en noviembre del 2008, cuando se detectó un ejemplar solitario nadando en la costa de la isla de Vieques (Schofield, 2009). Entre enero y agosto del 2009 hubo otros 20 avistamientos en las costas de Puerto Rico.

Los Pterois (pez león), tanto el Pterois volitan como el Pterois miles, son peces de hábitos nocturnales, y prefieren pasar las horas de claridad del día en hendeduras y grietas de los corales y áreas rocosas. Generalmente, los adultos son peces solitarios, y solamente nadan cerca de otros de su misma especie durante la época de apareamiento, como parte de la conducta de cortejo para la reproducción, o en zonas de alta densidad poblacional del mismo.

Las áreas coralinas y formaciones rocosas son un hábitat que aprovecha el Pterois porque facilita su método de caza. El movimiento y escape de la presa es limitado por las formaciones donde hábita el Pterois, y las aletas que despliega cuando se acerca este depredador y se traga entera la presa en un ataque súbito y rapido. En estudios sobre la voracidad del Pterois se han encontrado hasta 50 especies distintas en los estomagos de Pterois de una misma area geográfica. Además de ser un depredador no selectivo es capaz de comerse un pez que sea dos tercias parte de su tamaño, tragándoselo entero y expandiendo su estómago para acomodar el consumo de su voraz apetito.

Además de poder sobrevivir y prosperar en una variedad de ambientes marinos, el Pterois se adapta a distintas profundidades, con reportes de avistamientos desde los 2 metros hasta 140 metros (6 pies a 400 pies) de profundidad. También se han detectado en zonas de mangle rojo en la costa norte de Puerto Rico, lugares críticos para el crecimiento y desarrollo de peces juveniles (Proyecto Pterois, 2013).

El Pterois volitans y el Pterois miles tienen un cuerpo rayado con líneas de colores. El Pterois volitans muestra tonos oscuros rojizos-marrón y el Pterois miles presenta colores más claros con matices de color canela. Tienen unas protuberancias en forma de tentáculos encima de los ojos y debajo de la boca, los cuales pueden servir para atraer o confundir a su presa.

Poseen aletas sumamente desarrolladas, que se despliegan en forma de abanico, con espinas internas que depositan una toxina venenosa en caso de un pinchazo o rasguño. Las aletas dorsales, pélvicas y anales tienen un sistema para producir toxinas que son venenosas. En el rabo, las aletas pectorales y caudales no tienen este sistema, por lo tanto, no son venenosas.

Las toxinas son producidas por glándulas venenosas en la base de cada espina. Estas tienen una ranura que sirve de canal para el flujo de la toxina. La compresión del forro espinal durante un pinchazo produce una secreción de toxinas que penetra el tejido puncionado. Hay 4 toxinas principales identificadas en las aletas del Pterois. La toxina primaria es una proteína antigénica termolábil (susceptible al calor). Además contiene acetilcolina, que es un neurotransmisor, una toxina neuromuscular y una ictiotoxina no proteínica de bajo peso molecular.

Los Pterois tienen una capacidad reproductiva continua. Este es uno de los factores de su rápida expansión poblacional. La reproducción tiene lugar durante la noche luego de un comportamiento de cortejo ritualizado, generalmente de un macho con varias hembras, nadando en círculos con deslizamientos laterales y alternando posiciones, siguiendo y liderando el nado. Luego de esta conducta de cortejo para la reproducción, la hembra expulsa los huevos en una masa gelatinosa que es fecundada por el macho.

Una hembra Pterois puede producir hasta 2 millones (2,000,000) de huevos en un año según estudios de NOAA, desovando 3 veces al mes dos sacos gelatinosos con 30,000 huevos, que son cargados por la corriente, flotando cerca de la superficie. La membrana mucosa que protege los sacos se disuelve al cabo de algunos días, liberando las larvas. Estudios han mostrado que la etapa larval de Pterois dura un promedio de 28 días, lo que provee un amplio tiempo de dispersión a grandes distancias.

Los Pterois volitans juveniles promedian un tamaño de 2 centímetros o menos, mientras que los adultos alcanzan un tamaño aproximado de 30 a 40 centímetros (12-15 pulgadas). Los Pterois miles tienen un tamaño similar. Los Pterois juveniles de ambas especies, tienden a mostrar una coloración más oscura que va aclarando a medida que se acercan a la adultez. Los juveniles también exhiben un comportamiento diferente a los adultos de su especie, manteniéndose en grupos durante esta etapa juvenil y cambiando a una vida solitaria según llegan a la adultez. El promedio de vida en la naturaleza es de 10 a 15 años, pero hay reportes de Pterois en cautiverio que han llegado a los 18 años con el cuido apropiado.